editorial mayo 2018

En este número, cuatro grandes investigadores se suman al extraordinario elenco de colaboradores con los que se engrandece ALHÓNDIGA, y nos cuentan historias sobre Mariana Pineda, Horacio Sebastiani, la botica de la Compañía de Jesús y la Alcaicería. Se trata de Antonina Rodrigo, Juan Manuel Barrios, Gabriel Pozo y José Luis Garzón, a los que les agradecemos su interés por descubrir historias de nuestra ciudad. También se estrenan en esta revista la periodista Encarna Ximénez de Cisneros y el joven historiador Francisco Canales, rememorando a José María Garrido Lopera. En ALHÓNDIGA, Francisco Gil Craviotto, Manuel Ruiz, Carlos Peña y Francisco Callejón repiten, con escritos sobre el recordado pintor José Ortuño, el antes bailarín y ahora coreógrafo Eduardo Lao, los añorados tranvías eléctricos y el emperador Carlos V, que pasó en Granada días que serían esenciales para nuestra ciudad. También les damos las gracias en este número a Manuel Anguita, a Leticia Pérez, que con sus continuas colaboraciones son parte imprescindible de ALHÓNDIGA.

Todos los textos que incluimos tienen en común, de nuevo, que hablan de Granada, una ciudad con una densa e interesantísima historia, hecha por quienes han nacido o habitado en ella. Una historia forjada por todos los que caminamos día a día por nuestra ciudad. Cientos y miles de pequeñas historias, en las que todos somos protagonistas con nuestro trabajo, estudiando, al pasear con amigos, asistiendo a un espectáculo, con un abrazo… en definitiva, sintiendo Granada. Y algunas de estas historias humanas y urbanas alguien las descubrirá algún día, para rememorarlas en ALHÓNDIGA.

Parte de estos relatos estuvieron y están protagonizados por familias de profesionales y comerciantes locales, de los que en ALHÓNDIGA queremos ir dejando pequeños apuntes para futuras historias más detalladas. En este número, destacamos la labor profesional del orfebre Rafael Moreno, continuada por sus hijas; la de la ebanistería Cuesta del Pino, ahora regentada por los hermanos Antonio y Patricia Rodríguez Ronquillo; y la de Jesús Vergara, afamado fotógrafo que tiene en su hijo su continuador.

Querido lector, si te dedicas al comercio, a una profesión liberal, a la hostelería, si tu trabajo lo desempeñas en esta ciudad, queremos que nos cuentes tu historia que, aunque creas humilde, es relevante para Granada porque si lo piensas, ¿qué sería Granada sin los comerciantes?, ¿podrías imaginarte por unos segundos una ciudad sin tiendas?, ¿sin restaurantes, bares o cafeterías?, ¿sin clínicas o academias?. Ten a buen seguro que formas parte del alma de la ciudad y esa gran labor, debe ser  reconocida por todos quienes seguimos amando a Granada, la ciudad de las historias infinitas y que ALHÓNDIGA seguirá contando.